Archivo de la etiqueta: tiempo

Todo a su hora

Aunque no seamos conscientes, todos llevamos un mecanismo interno, nuestro reloj biológico, que nos marca las pautas a nuestras funciones vitales.

Nuestro reloj biológico nos da información de cuándo es más profundo el sueño, cuándo se da una mayor secreción de testosterona o de cuándo sube más nuestra tensión arterial, por ejemplo.

En efecto, nuestro  organismo está regulado por ritmos circadianos que siguen un ciclo diario (24 horas)  y  que  afectan nuestras funciones fisiológicas en respuesta  principalmente, a la luz y la oscuridad o a la temperatura.

Dormir por la noche y estar despierto durante el día es un ejemplo de un ritmo circadiano relacionado con la luz.

Los ritmos circadianos afectan además a otros aspectos de la vida diaria como son las alimentación, los niveles hormonales y el estado de la piel, por ejemplo.

El comer siguiendo el ritmo circadiano nos ayuda a regular el balance energético del organismo, ya que afecta al almacenamiento y a la oxidación de las grasas y los azúcares.  Ello contribuye no sólo a regular nuestro peso sino también a prevenir enfermedades.

Podría decirse que cada alimento tiene su hora. Así por la mañana podríamos comer de todo: grasas, proteínas y carbohidratos; al mediodía: proteína, verdura y féculas; para merendar: fruta y en la cena: proteína y verdura.

Por sorprendente que te parezca para aumentar o disminuir de peso tan importante es lo que comemos como el momento del día en que lo hacemos.

¿Qué son los relojes biológicos?

Los relojes biológicos son el dispositivo de tiempo, innato de un determinado organismo, que  permiten vivir en armonía con los ritmos de la naturaleza, como son los ciclos del día y la noche, y de las estaciones. Cada persona tiene un reloj biológico propio.

En los últimos años se ha descubierto, no sin sorpresa, que el organismo depende no solo del reloj cerebral, sino también de numerosos relojes locales que se sitúan en el hígado, el páncreas y otros órganos, además de en el tejido adiposo. Si cualquiera de ellos deja de estar sincronizado con el central, el desajuste puede favorecer el desarrollo de obesidad, diabetes, depresión u otras patologías complejas.

Existe una teoría del envejecimiento basada en que durante la vejez el gran número de relojes del cuerpo subordinados al cerebral, por alguna razón, se ajustan menos a éste. Esta falta de sincronización puede contribuir a agudizar muchos de los problemas asociados con el envejecimiento.

¿Los relojes biológicos son lo mismo que los ritmos circadianos?

No, pero están relacionados. Los relojes biológicos producen ritmos circadianos y regulan su programación.

¿Los ritmos circadianos afectan las funciones corporales ya  la salud?

Sí. Los ritmos circadianos pueden influir en el sueño, la secreción hormonal, los hábitos alimentarios ,  la digestión, la temperatura corporal, y otras funciones importantes del cuerpo.

¿Y cómo afecta a nuestra piel?

El reloj biológico interno del que disponemos los humanos hace que  las células madre de la piel se centren en protegerse durante el día de la luz ultravioleta y aprovechen las horas nocturnas para regenerarse, según detalla una investigación llevada a cabo por el Institut de Recerca Biomèdica (IRB) y el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona.

A partir de este conocimiento la Cosmética ha desarrollado formulaciones específicas que se acoplan a nuestro reloj biológico.  Así por ejemplo las cremas de poder regenerativo están pensadas para ser utilizadas durante la noche, incluyendo en este grupo las formulaciones anticelulíticas. Sí, incluso la celulitis tiene su reloj interno. Depende de un gen controlado por nuestro reloj biológico que regula la acumulación de grasa  en el tejido y cuya máxima  actividad se registra durante la noche.

Creo que sería inteligente vivir  pues al son de nuestros ritmos circadianos , y cuidar la alimentación, el  sueño, y  la piel según nos indique nuestro reloj biológico. ¿No te parece?