Archivo de la etiqueta: plaquetas

Rejuvenece, tú puedes

Rejuvenecer la piel es factible gracias a un novedoso y revolucionario tratamiento que acabamos de incorporar a la oferta de nuestro centro. Se trata del PRP.

Y tú dirás, ¿qué se esconde tras esta sigla?

No temas, aunque estemos en época de elecciones, no te hablaremos de un nuevo partido político. PRP significa Plasma Rico en Plaquetas y es un eficaz tratamiento médico-estético de rejuvenecimiento facial. Para realizarlo hemos incorporado a nuestro equipo médico a la doctora Dèlia Vilà, a quien vemos en la foto, afamada experta en PRP.

Delia-Vila

Pese a su evidente juventud, la doctora Vilá lleva casi 20 años trabajando en cirugía plástica y estética, abordando esta disciplina desde un punto de vista holístico.  Posee amplios conocimientos en fitoterapia, medicina energética y auriculoterapia. Ha desarrollado una gran sensibilidad hacia las personas preocupadas por su salud y por su aspecto, y por supuesto posee una gran habilidad en la manos.

Hablamos con la doctora Vilà para que nos informe sobre este tratamiento puntero.

Dra. Vilà, ¿ podría usted decirnos en qué consiste el tratamiento PRP?

El PRP  consiste en utilizar los recursos que tiene el cuerpo humano de regeneración a través de nuestra sangre. La sangre es rica en plaquetas, las plaquetas se pueden centrifugar y aislar. Las plaquetas, cuando se activan en contacto con una herida o son activadas con una sustancia,  lo que hacen es regenerar su entorno y aumentar la síntesis de colágeno y elastina a través de la propia regeneración cutánea. Se trata pues de una regeneración de tu propia piel.

¿Cómo se desarrolla el proceso?

La paciente llega al centro, se le extrae un poquito de sangre, con  un circuito cerrado. Esta sangre se centrifuga, separando la parte de los hematíes, la parte de los leucocitos y la parte de las plaquetas, que son los componentes de la sangre. Las plaquetas quedan en la superficie y entonces se puede diferenciar entre la parte más rica de plaquetas y la parte menos rica. Con lo  obtenido podemos activar o no las plaquetas y combinar, si queremos,  este tratamiento con otros.

Si hacemos el PRP solo, actúa como una mesoterapia. Para ello utilizamos una aguja muy fina y vamos haciendo microinyecciones en la capa superficial de la piel. La paciente no experimenta dolor, ya que previamente ponemos un poco de analgésico local en forma de crema. Estas microinyecciones no dejan moraditos ni nada; la piel se enrojece levemente.

¿Qué beneficios ofrece este tratamiento para la piel?

Aumenta la hidratación, la regeneración, la capa superficial de la piel mejora. En definitiva, rejuvenece.

¿Cuántas sesiones son necesarias para optimizar el tratamiento?

Normalmente se hacen tres sesiones seguidas, con una separación mínima de veintiún días, prácticamente una al mes, que es el tiempo que se tarda en regenerar el colágeno y la elastina de la piel. El tratamiento se realiza pues en tres sesiones, una al mes durante 3 meses y luego, en función del envejecimiento y de la respuesta de la piel  de la paciente, se hace un recordatorio cada tres o seis meses.

¿Qué beneficios tiene el tratamiento PRP frente a otros tratamientos de rejuvenecimiento?

El gran beneficio es que es un material autólogo, de la propia paciente, que no da ningún problema de rechazo,  alergia, etc. Se puede hacer en todos los pacientes, tengan o no enfermedades, a no ser claro está que presenten un déficit sanguíneo de plaquetas.

En el caso de que la paciente esté inmunodeprimida y con un déficit de plaquetas, no se podría hacer,  pero incluso pacientes oncológicos, que han tenido enfermedades importantes, pueden beneficiarse de este tratamiento.

¿Es necesario hacer previamente una analítica?

Sí, siempre hay que verificar que el paciente esté sano, porque no hay que olvidar que es un tratamiento médico-estético. De hecho se utiliza este tratamiento en traumatología. Empezó aquí, para la regeneración de cartílagos y articulaciones. En un tratamiento, en el que se regeneran las articulaciones, evidentemente como salen de la misma capa embrionaria, la piel es una gran beneficiaria.

¿Cualquier tipo de piel es apta para este tratamiento?

Si, claro que, cuando se trata de una piel muy fotoenvejecida, el resultado no será el mismo. Por ejemplo  en una mujer de 40 no es lo mismo que en una mujer de 60 años, no obstante en ambas edades hemos obtenido resultados muy buenos. Además, el PRP siempre se puede asociar a otros tratamientos médico-estéticos.

¿A qué otros tratamientos puede asociarse?

A una lipotransferencia, por ejemplo, o a un aumento de volumen con sustancias tipo ácido hialurónico. Se pueden hacer combinaciones, que siempre mejoran mucho la capa de la piel.

¿Qué zona puede tratarse en una sola sesión?

En una sola sesión pueden tratarse cara cuello y escote, e incluso el dorso de las manos.

¿Los efectos del PRP son permanentes?

Es muy diferente tratar a una paciente con ácido hialurónico que es un sistema en el cual se pone un producto que retiene agua y el cuerpo lo va eliminado. Lo que vamos a hacer aquí no es inyectar un producto, es inyectar unas células que regeneran su entorno. Este efecto dura lo que tarda en regenerarse, en volver a oxidarse esa piel. Si uno tiene una protección solar adecuada, hace una dieta conveniente y sigue los tratamientos de mantenimiento, el efecto puede durar mucho. Cuánto exactamente, no se sabe, depende de la capacidad de regeneración de cada uno y de la oxidación personal.

¿Qué consejos daría a una mujer que está dudosa frente  al  PRP?

Este tratamiento no tiene ninguna contraindicación. Es un tratamiento que se basa en la regeneración propia del tejido. No hay que tener miedo a que queden bultos, a reacciones alérgicas…porque es algo propio. Lo que vamos a a hacer es una regeneración. Vamos a embellecer la piel, la vamos a poner más bonita, a lograr que la piel esté más fina, más hidratada, en definitiva más sana.

¿Crea dependencia este tratamiento?

No en absoluto, el tratamiento da más luz, la piel se ve más bonita. Yo siempre digo que las mujeres no podemos pretender querer ser más jóvenes, simplemente tenemos que estar guapas a la edad que tenemos. Las de cuarenta tienen que estar guapas a los cuarenta, las de cincuenta, guapas a los cincuenta, la de sesenta, guapas a los sesenta y así sucesivamente.

Si una tiene una piel bonita, aunque tenga un poco de flacidez,  aunque tenga alguna arruga…si como digo tiene la piel bonita, será una señora guapa. Y eso es lo que pretendemos, no cambiar caras, sencillamente ir reponiendo la juventud que se va perdiendo.

Gracias, doctora Vilà y bienvenida al equipo médico-estético de nuestro centro!