Archivo de la etiqueta: piel

LLegan las BBC, ponte en marcha!

Parece que el buen tiempo va a instalarse en breve entre nosotros. Seguramente estamos viviendo esta semana ya los últimos coletazos del invierno, que este año está tardando quizás un poco más en despedirse.

Y con el buen tiempo comienzan nuestras citas familiares y sociales, las  que conocemos como citas BBC. Ya sabes: Bautizos, Bodas y Comuniones. El momento de lucir nuestro mejor look primaveral, no sólo en la ropa, sino también en el rostro.

No hay tiempo que perder, es hora de ponerte en manos de tu equipo de Medicina Estética para hacerte un buen peeling facial. El valorará el estado de tu piel tras el invierno y te aconsejará el tipo de peeling  que más te convenga.

Según la necesidad que tenga tu piel, el equipo médico te aconsejará optar por un peeling físico o por un peeling químico. El elegir uno u otro depende en gran medida del fototipo de piel que tengas y del estado en que se encuentre ésta, así como de tu edad.

Peeling físico.

El peeling físico es aquel en el que utilizan partículas sólidas de diferentes tamaños y superficie rugosa, suspendidas en una crema, emulsión o gel. Una vez extendido éste sobre la superficie a exfoliar y  por medio de una suave fricción estas partículas ejercen la función de “peeling”, es decir la eliminación física de las células muertas. Al mismo tiempo se consigue un aumento de la circulación sanguínea y con ello una oxigenación de los tejidos.

Esta técnica nos permite actuar sobre las manchas de la piel, limpiar el cutis y eliminar pequeñas arrugas y signos de contaminación,  fatiga o estrés. Por otra parte, la fricción ejercida sobre la piel favorece un aumento de la micro-circulación, lo que provoca un cierto rubor o enrojecimiento que finalmente deriva en luminosidad.

Peeling químico

En el caso de que nuestra piel lo necesite, según el criterio de nuestra esteticista, tenemos la alternativa de aplicar un peeling químico, que dependiendo de la profundidad de la acción del ácido utilizado , puede ser superficial, medio o profundo.

Tipos de ácidos

En este tipo de peeling suelen utilizarse diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, ferúlico,  fenol, resorcina,, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo de piel, del estado cutáneo, de la edad y del historial clínico.

Uno de ellos y que consigue excelentes resultados es el ácido ferúlico, un antioxidante natural de origen vegetal que se extrae de las moras y las aceitunas con potentes propiedades antioxidantes que protege además  del daño causado por la contaminación, el sol y el maquillaje.

Otro de los ácidos ofrece un gran resultado es el ácido mandélico, especialmente indicado para las pieles sensibles, por su gran tolerancia y su efecto inmediato en aportar gran luminosidad a la piel.

Procedimiento

Antes de realizar cualquier tipo de peeling facial, ya sea físico o químico, es preciso proceder  a un desengrasado e higiene profunda de la piel. Después, en el supuesto de un peeling químico, se aplica la cantidad necesaria del ácido indicado y se deja actuar durante el tiempo necesario. Transcurrido éste el ácido se neutraliza y para finalizar se aplica una mascarilla hidratante.

Consejos

Tras aplicar un peeling, y en cualquier época del año,  es necesario proteger nuestra piel del sol con un buen filtro solar.

Además , y especialmente en el caso de querer someterte a un peeling químico medio o profundo, deberás evitar tomar el sol 15 días antes y 15 días después de este tratamiento. También es importante que no dejes de hidratar abundantemente la piel.

Nuestras marcas

En nuestro Centre Mèdic Estètic Can Mora para la realización de los peelings en cabina utilizamos  las mejores marcas del mercado.  Entre ellas  Filorga Sesderma….  que  nos dan la máxima garantía para realizar tanto peelings superficiales con un resultado óptimo en cuanto a luminosidad y eliminación de manchas, como para peelings profundos.

Alimentos que dan vida a tu piel

 Para tener una piel sana y bonita no sólo debemos cuidarla adecuadamente por fuera, sino que también hemos de alimentarnos de forma adecuada. Existen nutrientes que por sus propiedades son capaces de evitar la oxidación de la piel, así como de combatir los radicales libres que causan su envejecimiento.

Y te preguntarás

¿Cuáles son estos alimentos que benefician a la piel?   

En primer lugar, por su importancia citaremos:

El agua

Es la fuente principal de la hidratación de la piel, gracias a la cual la piel conserva su elasticidad y tersura.    La ingesta de agua (un mínimo de 2 litros) debe de ser un hábito diario incuestionable.

En cuanto a los alimentos, en general lo aconsejable es seguir una dieta equilibrada que contenga las sustancias necesarias para mantener la piel  nutrida e hidratada.

Aquí tienes una lista de algunos de los alimentos más beneficiosos para la piel por sus propiedades:

  • Las semillas son las grandes aliadas de la dermis; protegen las membranas celulares, mantienen los niveles de colágeno y promueven la renovación de la piel. La quínoa, en concreto, contiene riboflavina, que contribuye a mantener su elasticidad de la piel. Los granos de chía  aportan ácidos grasos Omega 3.
  • El brócoli es muy rico en antioxidantes, vitamina C  y E . La vitamina C produce colágeno y mantiene la piel sana y flexible, mientras que la vitamina E protege las membranas celulares de la piel contra los daños producidos por radiación de los rayos UVA.
  • La zanahoria también es muy buena para la piel ya que contiene  gran cantidad de betacarotenos, un antioxidante que luego se transforma en vitamina A en el organismo. Sirve para reparar los tejidos, proteger a la piel de los rayos UV y de los radicales libres.
  • El pimiento rojo contiene gran  cantidad de vitamina C y B6 y fibras. Es rico en carotenoides, que previenen la aparición de  las arrugas en la piel. Su consumo incrementa la circulación de la sangre hacia la piel, contribuyendo de este modo a  un aspecto más juvenil. Además el pimiento rojo es bueno para combatir el acné.
  • Fresas, arándanos y moras, y en general los frutos rojos contienen una gran cantidad de flavonoides; son  ricos en antioxidantes, que nos protegen contra de los radicales libres, y tienen propiedades antiinflamatorias.
  • Los frutos secos son una valiosa fuente de vitamina E así como de ácidos grasos saludables que ayudan a reducir los niveles de colesterol “malo” y aumentar el “bueno”. Por otra parte aportan  gran cantidad de minerales como potasio, calcio, fósforo, hierro, zinc, entre otros.
  • El pescado azul como el salmón, el atún, las sardinas o el bonito contienen  ácido graso Omega 3, sustancia que permeabiliza las membranas y mejora el funcionamiento celular. Posee además propiedades antiinflamatorias.
  • El chocolate negro,  con alto contenido de cacao (70%),  contiene flavonoides, ácidos grasos y antioxidantes que contribuyen  a revitalizar el aspecto de la piel , reducen el enrojecimiento y protegen del sol.
  • El té verde  es una bebida que aporta una mejora al aspecto de la piel. Posee un alto contenido de  antioxidantes y L-teanina, una sustancia que disminuye el estrés y relaja el cuerpo. Conviene consumirlo en caliente,  pues es cuando libera catequinas, unas sustancias antioxidantes, anticancerígenas y antiinflamatorias.

Recuerda que, además del cuidado cosmético de la piel según los consejos de tu esteticista, una alimentación rica en vitaminas, antioxidantes o contenidos grasos Omega 3, te ayudará a mantenerla más sana y con ello más bonita.

 

Todo a su hora

Aunque no seamos conscientes, todos llevamos un mecanismo interno, nuestro reloj biológico, que nos marca las pautas a nuestras funciones vitales.

Nuestro reloj biológico nos da información de cuándo es más profundo el sueño, cuándo se da una mayor secreción de testosterona o de cuándo sube más nuestra tensión arterial, por ejemplo.

En efecto, nuestro  organismo está regulado por ritmos circadianos que siguen un ciclo diario (24 horas)  y  que  afectan nuestras funciones fisiológicas en respuesta  principalmente, a la luz y la oscuridad o a la temperatura.

Dormir por la noche y estar despierto durante el día es un ejemplo de un ritmo circadiano relacionado con la luz.

Los ritmos circadianos afectan además a otros aspectos de la vida diaria como son las alimentación, los niveles hormonales y el estado de la piel, por ejemplo.

El comer siguiendo el ritmo circadiano nos ayuda a regular el balance energético del organismo, ya que afecta al almacenamiento y a la oxidación de las grasas y los azúcares.  Ello contribuye no sólo a regular nuestro peso sino también a prevenir enfermedades.

Podría decirse que cada alimento tiene su hora. Así por la mañana podríamos comer de todo: grasas, proteínas y carbohidratos; al mediodía: proteína, verdura y féculas; para merendar: fruta y en la cena: proteína y verdura.

Por sorprendente que te parezca para aumentar o disminuir de peso tan importante es lo que comemos como el momento del día en que lo hacemos.

¿Qué son los relojes biológicos?

Los relojes biológicos son el dispositivo de tiempo, innato de un determinado organismo, que  permiten vivir en armonía con los ritmos de la naturaleza, como son los ciclos del día y la noche, y de las estaciones. Cada persona tiene un reloj biológico propio.

En los últimos años se ha descubierto, no sin sorpresa, que el organismo depende no solo del reloj cerebral, sino también de numerosos relojes locales que se sitúan en el hígado, el páncreas y otros órganos, además de en el tejido adiposo. Si cualquiera de ellos deja de estar sincronizado con el central, el desajuste puede favorecer el desarrollo de obesidad, diabetes, depresión u otras patologías complejas.

Existe una teoría del envejecimiento basada en que durante la vejez el gran número de relojes del cuerpo subordinados al cerebral, por alguna razón, se ajustan menos a éste. Esta falta de sincronización puede contribuir a agudizar muchos de los problemas asociados con el envejecimiento.

¿Los relojes biológicos son lo mismo que los ritmos circadianos?

No, pero están relacionados. Los relojes biológicos producen ritmos circadianos y regulan su programación.

¿Los ritmos circadianos afectan las funciones corporales ya  la salud?

Sí. Los ritmos circadianos pueden influir en el sueño, la secreción hormonal, los hábitos alimentarios ,  la digestión, la temperatura corporal, y otras funciones importantes del cuerpo.

¿Y cómo afecta a nuestra piel?

El reloj biológico interno del que disponemos los humanos hace que  las células madre de la piel se centren en protegerse durante el día de la luz ultravioleta y aprovechen las horas nocturnas para regenerarse, según detalla una investigación llevada a cabo por el Institut de Recerca Biomèdica (IRB) y el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona.

A partir de este conocimiento la Cosmética ha desarrollado formulaciones específicas que se acoplan a nuestro reloj biológico.  Así por ejemplo las cremas de poder regenerativo están pensadas para ser utilizadas durante la noche, incluyendo en este grupo las formulaciones anticelulíticas. Sí, incluso la celulitis tiene su reloj interno. Depende de un gen controlado por nuestro reloj biológico que regula la acumulación de grasa  en el tejido y cuya máxima  actividad se registra durante la noche.

Creo que sería inteligente vivir  pues al son de nuestros ritmos circadianos , y cuidar la alimentación, el  sueño, y  la piel según nos indique nuestro reloj biológico. ¿No te parece?