Archivo de la etiqueta: exfoliación

LLegan las BBC, ponte en marcha!

Parece que el buen tiempo va a instalarse en breve entre nosotros. Seguramente estamos viviendo esta semana ya los últimos coletazos del invierno, que este año está tardando quizás un poco más en despedirse.

Y con el buen tiempo comienzan nuestras citas familiares y sociales, las  que conocemos como citas BBC. Ya sabes: Bautizos, Bodas y Comuniones. El momento de lucir nuestro mejor look primaveral, no sólo en la ropa, sino también en el rostro.

No hay tiempo que perder, es hora de ponerte en manos de tu equipo de Medicina Estética para hacerte un buen peeling facial. El valorará el estado de tu piel tras el invierno y te aconsejará el tipo de peeling  que más te convenga.

Según la necesidad que tenga tu piel, el equipo médico te aconsejará optar por un peeling físico o por un peeling químico. El elegir uno u otro depende en gran medida del fototipo de piel que tengas y del estado en que se encuentre ésta, así como de tu edad.

Peeling físico.

El peeling físico es aquel en el que utilizan partículas sólidas de diferentes tamaños y superficie rugosa, suspendidas en una crema, emulsión o gel. Una vez extendido éste sobre la superficie a exfoliar y  por medio de una suave fricción estas partículas ejercen la función de “peeling”, es decir la eliminación física de las células muertas. Al mismo tiempo se consigue un aumento de la circulación sanguínea y con ello una oxigenación de los tejidos.

Esta técnica nos permite actuar sobre las manchas de la piel, limpiar el cutis y eliminar pequeñas arrugas y signos de contaminación,  fatiga o estrés. Por otra parte, la fricción ejercida sobre la piel favorece un aumento de la micro-circulación, lo que provoca un cierto rubor o enrojecimiento que finalmente deriva en luminosidad.

Peeling químico

En el caso de que nuestra piel lo necesite, según el criterio de nuestra esteticista, tenemos la alternativa de aplicar un peeling químico, que dependiendo de la profundidad de la acción del ácido utilizado , puede ser superficial, medio o profundo.

Tipos de ácidos

En este tipo de peeling suelen utilizarse diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, ferúlico,  fenol, resorcina,, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo de piel, del estado cutáneo, de la edad y del historial clínico.

Uno de ellos y que consigue excelentes resultados es el ácido ferúlico, un antioxidante natural de origen vegetal que se extrae de las moras y las aceitunas con potentes propiedades antioxidantes que protege además  del daño causado por la contaminación, el sol y el maquillaje.

Otro de los ácidos ofrece un gran resultado es el ácido mandélico, especialmente indicado para las pieles sensibles, por su gran tolerancia y su efecto inmediato en aportar gran luminosidad a la piel.

Procedimiento

Antes de realizar cualquier tipo de peeling facial, ya sea físico o químico, es preciso proceder  a un desengrasado e higiene profunda de la piel. Después, en el supuesto de un peeling químico, se aplica la cantidad necesaria del ácido indicado y se deja actuar durante el tiempo necesario. Transcurrido éste el ácido se neutraliza y para finalizar se aplica una mascarilla hidratante.

Consejos

Tras aplicar un peeling, y en cualquier época del año,  es necesario proteger nuestra piel del sol con un buen filtro solar.

Además , y especialmente en el caso de querer someterte a un peeling químico medio o profundo, deberás evitar tomar el sol 15 días antes y 15 días después de este tratamiento. También es importante que no dejes de hidratar abundantemente la piel.

Nuestras marcas

En nuestro Centre Mèdic Estètic Can Mora para la realización de los peelings en cabina utilizamos  las mejores marcas del mercado.  Entre ellas  Filorga Sesderma….  que  nos dan la máxima garantía para realizar tanto peelings superficiales con un resultado óptimo en cuanto a luminosidad y eliminación de manchas, como para peelings profundos.

Tu peeling facial, ya

Durante los meses de invierno el cutis suele acumular toxinas e impurezas que impiden su correcta oxigenación. Por ello, cuando llega el buen tiempo es necesaria una profunda limpieza facial mediante una buena exfoliación, a fin de preparar la piel  para recibir los primeros rayos de la primavera.

¿ Qué es un peeling?

Hacer un peeling (esta palabra viene del inglés, del verbo to peel, que significa pelar o decapar) consiste en eliminar las células muertas de la piel mediante una descamación superficial. En definitiva se trata de limpiar la piel en profundidad para purificarla y oxigenarla. De esta forma ésta queda preparada en óptimas condiciones para recibir cualquier otro tratamiento.

¿Cualquiera puede hacerse un peeling?

Tal como siempre recomendamos a nuestros pacientes, antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento, especialmente si es facial, debe de hacerse un análisis del tipo de piel, a fin de establecer el tratamiento más adecuado. Cada persona cuenta con diferente sensibilidad y actividad por lo que el tipo de peeling debe de adaptarse a la tipología de cada uno.

¿Hay diferentes tipos de peeling?

En efecto, existen diferentes tipos peeling. Por una parte están los peelings mecánicos en los que se utilizan  agentes exfoliantes para el proceso de descamación de la piel.  Por lo general gránulos de polietileno, huesos de frutos u otras partículas rugosas. Y los hay químicos, en los que suelen utilizarse diferentes ácidos.

 ¿Cuáles son más recomendables?

Depende, como hemos dicho, del tipo de piel. En pieles sensibles es conveniente evitar los exfoliantes mecánicos , ya que pueden irritar la piel. En tal caso conviene  recurrir a exfoliantes enzimáticos que eliminen las células muertas sin dañar la piel y que además estimulan la renovación celular.

Sin embargo, para pieles gruesas y con impurezas como puntos negros podemos utilizar exfoliantes con gránulos que ayuden a retirar las células muertas y a arrastrar y ablandar las impurezas superficiales.

¿Y los peelings químicos?

La alternativa a los peelings mecánicos la dan en medicina estética los peelings químicos en los que se aplica sobre la piel una o más sustancias químicas que provocan una descamación y la posterior regeneración epidérmica, así como de la reparación de la dermis mediante la formación de nuevo colágeno. Con ello se consigue que la nueva de la capa de la piel tenga mejor textura, menos manchas y menos arrugas.

El peeling químico se puede aplicar a las manchas, el acné, la queratosis, la flacidez, a pequeñas arrugas, estrías, cicatrices, poros abiertos y para luchar contra el  envejecimiento cutáneo.  En función de la penetración de la sustancia química se obtendrán mayores o menores resultados.

¿Hay diferentes tipos de peelings químicos?

Sí, hay tres tipos de peeling químico: el superficial, el medio y el profundo. Como es lógico éstos deben de aplicarse de manera personalizada a cada paciente, adecuando  la intensidad a la profundidad de las lesiones.

El superficial suele aplicarse en aquellas arrugas que son finas, manchas poco pigmentadas o acné.

El peeling químico medio borra las arrugas superficiales, las manchas extendidas y el acné cuando está en su fase activa.

Por último, el profundo, el más agresivo, elimina las arrugas más marcadas, las cicatrices del acné y las manchas muy pigmentadas.  Si bien este tipo de peeling es muy eficaz con las arrugas profundas, resulta muy agresivo, por lo que conviene saber que existen tratamientos igualmente eficaces y mucho más seguros  como el láser dermatológico, los rellenos con ácido hialurónico, Radiesse®, etc

¿En qué época del año han de hacerse los peelings?

La mejor época del año son los meses de primavera y otoño, es decir antes y después de la exposición a los rayos solares. Además esta época coincide con los tratamientos estéticos de hidratación, rejuvenecimiento etc. que obtienen óptimos resultados sobre una piel limpia y oxigenada.

Es el momento adecuado para hacer un buen peeling facial en la cabina de estética. Consulta nuestras promociones de este tratamiento !

Quiero verme morena ya!

Llega el calor! es hora de quitarnos las ropa, pero horror! no hemos podido broncearnos todavía. ¿Qué hacer? Un buen recurso son los autobronceadores o bronceadores sin sol, como quieras llamarlos.

bronceado-sin-sol

Conviene que sepas cómo funcionan.

La gran mayoría de los llamados autobronceadores suelen contener un ingrediente activo llamado dihidroxiacetona (DHA). Este producto reacciona químicamente con los aminoácidos de la piel, provocando una reacción parecida al bronceado, que no es permanente, sino que va desapareciendo progresivamente.

Otros autobronceadores contienen eritrulosa como ingrediente activo que funciona de forma similar a la dihidroxiacetona, pero desarrollando  la pigmentación más lentamente. Algunos productos combinan ambos ingredientes activos para aumentar la duración del efecto, que pueden mantenerse hasta dos semanas, dependiendo de la persona y el producto.

Muchos de estos cosméticos contienen además  ingredientes hidratantes con el fin de mantener la piel sana y flexible, por lo que no causan quemaduras ni envejecimiento de la piel.

¿Los autobronceadores protegen de los rayos solares ?

No todos los autobronceadores incluyen en su formulación protección frente a los rayos ultravioletas, por ello antes de aplicarte este tipo de productos es importante que leas el envase para informarte de ello. De ser así deberán indicar un número de SPF o factor de protección, que es el que te dice el tipo de protección que te va  a proporcionar. Selecciona la más alta para mayor seguridad.

Últimamente se han lanzado al mercado  cremas solares con autobronceador que protegen la piel de las radiaciones ultravioletas al mismo tiempo que aceleran de forma artificial el bronceado. Son un buena solución.

¿Qué tardan en secar?

La DHA desde que se aplica tarda en reaccionar unos 45 minutos sobre la piel y en secarse por completo una dos horas. Sin embargo, conviene no ducharse o lavarse hasta transcurridas un mínimo de 4 horas.

¿Qué duración tienen ?

Dependiendo de su composición y su modo de acción los autobronceadores pueden tener un efecto más o menos permanente sobre la piel.

Algunos duran simplemente un día y se eliminan directamente con agua y jabón. Por lo general el bronceado dura un par de semanas y va perdiendo intensidad paulatinamente a medida que las células se van renovando, cosa que ocurre en un periodo de tiempo situado entre 30 y 40 días.  Por ello es importante el haberte hecho un peeling antes de aplicarte cualquier bronceador con o sin sol.  De esta forma lograrás una mayor duración del bronceado, ya sea con o sin sol.

¿Cómo se presentan?

Según el modo de aplicación la oferta de mercado es amplísima, los tienes:

En aceite

Este tipo de presentación suele dar muy buenos resultados para el bronceado de piernas y brazos, ya que son muy fáciles de aplicar y su efecto suele ser inmediato. El aspecto negativo es que tardan algo más en secar y a veces manchan la ropa.

En spray

Son los más prácticos ya que su aplicación es muy rápida y además suelen secarse rápidamente, con la ventaja de que te permiten vestirte casi enseguida de su aplicación. La desventaja que tienen es que al contener alcohol resecan bastante la piel. Ten cuidado en mantener siempre la misma distancia de aplicación.

En espuma

Son también muy fáciles de aplicar, aunque deberás hacerlo utilizando guantes. Son también de secado rápido y no resecan tanto como los que vienen en spray.

En loción, crema o gel

Este tipo de presentación es la que proporciona un color más intenso y duradero, la desventaja es que ha de aplicarse con guantes y hay que esperar más tiempo para vestirse. No resecan la piel puesto que suelen incorporar activos hidratantes.

En sticks y toallitas

Muy útiles para llevar en el neceser de viaje y aplicar en zonas pequeñas de forma puntual.

¿Cómo se aplican?

En el cuerpo.

Algunos autobronceantes son más fáciles de aplicar porque incorporan color y así se puede ver mejor la zona donde se han aplicado, a diferencia de los incoloros.

Si trabajamos amplias zonas del cuerpo es importante que hagamos una aplicación uniforme y no dejemos partes sin cubrir. Conviene seguir siempre la misma rutina de abajo hacia arriba, primero una pierna y luego la otra, como si fuera una crema hidratante, pero procurando no dejarse nada. Para poder broncear uniformemente la espalda necesitarás ayuda, pues no te resultará fácil.

Hay zonas del cuerpo como son las rodillas y los codos en las que tendrás que extender mucho la crema para que no se vean excesivamente oscuras. Si aplicaras exceso de producto, puedes eliminarlo pasando un paño. Otra zona delicada son los tobillos y los pies. Extiende mucho la crema o loción en esta zona.

En la cara.

Hay en el mercado muchas cremas tipo BB o CC que cumplen la función de hidratación y de coloración a la vez, de forma que evitan el tener que aplicar lociones autobronceadoras que suelen resecar mucho la piel. No obstante si lo consideras necesario, y quieres lucir un intenso bronceado de cara, presta mucha atención al aplicar el producto a fin de que no se acumule un exceso en la línea del cabello, las cejas y las aletas de la nariz, podrían oscurecerse en demasía.

Es aconsejable no maquillarse inmediatamente después de haberse aplicado un autobronceador facial. Una vez seco, puedes ponerte un poco de colorete en crema para matizar el tono de las mejillas.

Si te has recurrido al autobronceado como solución temporal hasta lograr un moreno natural de la piel, conviene que te hidrates a diario, mañana y noche, con el fin de evitar que la piel se seque excesivamente. Además si lo haces, lograrás mantener el bronceado durante más tiempo.