Archivo de la categoría: Salud

¿Conoces la Presoterapia?

Con frecuencia la medicina ha sido precursora de tratamientos estéticos que se aplican con muy buenos resultados para mejorar, no sólo la salud, sino también el aspecto físico de los pacientes.

Tal es el caso de la presoterapia, en un principio utilizada para dar solución a problemas vasculares, y que actualmente se utiliza en diversos tratamientos de belleza.

¿Cómo actúa la Presoterapia?

La Presoterapia es un método terapéutico que se sitúa  entre belleza y la salud y que consiste básicamente en la activación del flujo sanguíneo mediante el masaje .

De esta forma determinadas partes del cuerpo reciben una mayor cantidad de sangre, lo que supone un mayor aporte de oxígeno y con ello su regeneración, consiguiendo que el organismo se deshaga de parte del tejido adiposo y  eliminando líquidos, grasas y toxinas.

Con frecuencia la Presoterapia se combina con  otros tratamientos como son la Carboxiterapia o la Mesoterapia para obtener mejores resultados.

En nuestro Centre Mèdic Estètic Can Mora realizamos tratamientos de Presoterapia con aparatología Ballancer de última generación.

La presoterapia Ballancer ha sido desarrollada por médicos expertos en el tratamiento de los problemas linfáticos, propiciando una doble acción entre la belleza y la salud. Para ello utilizamos un traje especial que envuelve por completo el cuerpo o parcialmente las partes necesarias, realizando un masaje linfático automatizado.

¿Qué aplicaciones tiene ?

La Presoterapia Ballancer mejora el aclaramiento del líquido extracelular, reduce la hinchazón, inflamación y los edemas, alivia la fatiga de las piernas y mejora el flujo de oxígeno a través de todo el cuerpo.

Además, la Presoterapia Ballancer mejora el postoperatorio de la cirugía estética y  es capaz de ofrecer una mejor recuperación y rebajar algunos síntomas.

A nivel estético la oxigenación y revitalización del tejido ayuda a adelgazar y redefinir las piernas, el estómago y los brazos al tiempo que mejora el tono de la piel. Se trata de una sana alternativa a la liposucción.

¿ La Presoterapia es útil para combatir la celulitis?

En efecto. Gracias a la gran versatilidad de programas del Ballancer,  este aparato puede ajustarse para dar un masaje centrípeto deslizante,  que estimula el flujo por las venas y arterias, eliminando parcialmente  la obstrucción de los vasos linfáticos a fin de que exista una corriente de retorno mejor.

Y cuando ello sucede es posible ver una mejoría en las zonas con celulitis y grasa localizada.

La aplicación del tratamiento de Presoterapia se realiza a nivel general de todo el cuerpo, aunque también puede aplicarse sólo en  partes individuales, por ejemplo en piernas o brazos.

En cualquier caso siempre es nuestro equipo médico quien establece el protocolo de aplicación según el tratamiento a seguir, teniendo en cuenta además algunas contraindicaciones que sólo un profesional médico puede establecer.

 

 

 

Todo a su hora

Aunque no seamos conscientes, todos llevamos un mecanismo interno, nuestro reloj biológico, que nos marca las pautas a nuestras funciones vitales.

Nuestro reloj biológico nos da información de cuándo es más profundo el sueño, cuándo se da una mayor secreción de testosterona o de cuándo sube más nuestra tensión arterial, por ejemplo.

En efecto, nuestro  organismo está regulado por ritmos circadianos que siguen un ciclo diario (24 horas)  y  que  afectan nuestras funciones fisiológicas en respuesta  principalmente, a la luz y la oscuridad o a la temperatura.

Dormir por la noche y estar despierto durante el día es un ejemplo de un ritmo circadiano relacionado con la luz.

Los ritmos circadianos afectan además a otros aspectos de la vida diaria como son las alimentación, los niveles hormonales y el estado de la piel, por ejemplo.

El comer siguiendo el ritmo circadiano nos ayuda a regular el balance energético del organismo, ya que afecta al almacenamiento y a la oxidación de las grasas y los azúcares.  Ello contribuye no sólo a regular nuestro peso sino también a prevenir enfermedades.

Podría decirse que cada alimento tiene su hora. Así por la mañana podríamos comer de todo: grasas, proteínas y carbohidratos; al mediodía: proteína, verdura y féculas; para merendar: fruta y en la cena: proteína y verdura.

Por sorprendente que te parezca para aumentar o disminuir de peso tan importante es lo que comemos como el momento del día en que lo hacemos.

¿Qué son los relojes biológicos?

Los relojes biológicos son el dispositivo de tiempo, innato de un determinado organismo, que  permiten vivir en armonía con los ritmos de la naturaleza, como son los ciclos del día y la noche, y de las estaciones. Cada persona tiene un reloj biológico propio.

En los últimos años se ha descubierto, no sin sorpresa, que el organismo depende no solo del reloj cerebral, sino también de numerosos relojes locales que se sitúan en el hígado, el páncreas y otros órganos, además de en el tejido adiposo. Si cualquiera de ellos deja de estar sincronizado con el central, el desajuste puede favorecer el desarrollo de obesidad, diabetes, depresión u otras patologías complejas.

Existe una teoría del envejecimiento basada en que durante la vejez el gran número de relojes del cuerpo subordinados al cerebral, por alguna razón, se ajustan menos a éste. Esta falta de sincronización puede contribuir a agudizar muchos de los problemas asociados con el envejecimiento.

¿Los relojes biológicos son lo mismo que los ritmos circadianos?

No, pero están relacionados. Los relojes biológicos producen ritmos circadianos y regulan su programación.

¿Los ritmos circadianos afectan las funciones corporales ya  la salud?

Sí. Los ritmos circadianos pueden influir en el sueño, la secreción hormonal, los hábitos alimentarios ,  la digestión, la temperatura corporal, y otras funciones importantes del cuerpo.

¿Y cómo afecta a nuestra piel?

El reloj biológico interno del que disponemos los humanos hace que  las células madre de la piel se centren en protegerse durante el día de la luz ultravioleta y aprovechen las horas nocturnas para regenerarse, según detalla una investigación llevada a cabo por el Institut de Recerca Biomèdica (IRB) y el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona.

A partir de este conocimiento la Cosmética ha desarrollado formulaciones específicas que se acoplan a nuestro reloj biológico.  Así por ejemplo las cremas de poder regenerativo están pensadas para ser utilizadas durante la noche, incluyendo en este grupo las formulaciones anticelulíticas. Sí, incluso la celulitis tiene su reloj interno. Depende de un gen controlado por nuestro reloj biológico que regula la acumulación de grasa  en el tejido y cuya máxima  actividad se registra durante la noche.

Creo que sería inteligente vivir  pues al son de nuestros ritmos circadianos , y cuidar la alimentación, el  sueño, y  la piel según nos indique nuestro reloj biológico. ¿No te parece?

 

Que no te constipes!

En estos atípicos inviernos que vivimos, con grandes cambios de temperatura, es fácil constiparse. ¡ Intenta evitarlo!

No obstante y contrariamente a lo que se cree, no es directamente el frío lo que nos provoca el resfriado, sino un tipo de microorganismo llamado virus.  Este virus se propaga a través de diminutas gotitas aéreas que se liberan cuando una persona enferma estornuda, tose o se suena la nariz. Una vez penetra en el cuerpo y nuestro sistema inmunitario no es capaz de detenerlo, por estar bajo en defensas, entonces se produce el resfriado.

Los síntomas del resfriado común son por lo general la inflamación de las membranas mucosas del aparato respiratorio con aumento de la secreción nasal , acompañado de tos, fiebre y dolores musculares. Su duración puede oscilar entre los 6-10 días.

Aunque resulta muy difícil aislarse completamente para evitar así toda posibilidad de contagio, conviene seguir las siguientes pautas de comportamiento:

  • Evita saludar estrechando la mano.
  • Intenta en lo posible no cogerte a las barras de seguridad en el autobús o en el metro y, si sueles hacerlo, ten la precaución de llevar guantes.
  • Procura no utilizar los aseos públicos.
  • No compartas el móvil, teléfono, teclado o cualquier otro material de trabajo.
  • Lávate bien  las manos   con agua y jabón en cuanto llegues a casa.
  • Lleva una alimentación saludable y variada. Consume verduras y frutas a diario, al menos 5 piezas.
  • Evita el consumo de azúcar blanca refinada y alimentos con alto contenido de azúcar que hacen que tu sistema inmune se debilite.
  • Come ajo, cebolla y yogur. Los ajos y las cebollas son alimentos que protegen nuestro sistema inmune de un gran número de infecciones bacterianas, gracias a componentes como la aliina , el ajoene y los tiosulfinatos que contienen. Por su parte, el yogur ayuda a las bacterias positivas que son las que crean los glóbulos blancos que nos protegen.
  • Bebe agua en abundancia.  El agua ayuda a tu cuerpo a asimilar nutrientes y a convertir los alimentos en energía.
  • Haz ejercicio a diario.  30 minutos de ejercicio moderado, como caminar, ayuda a incrementar el metabolismo y la capacidad de tu cuerpo para reforzar el sistema inmunitario.
  • Piensa en positivo.  Tu estado mental tiene gran influencia en el sistema inmunológico de tu cuerpo, más  de lo que muchos creen.
  • Duerme  las horas suficientes,de 7-9 horas. Los problemas de sueño debilitan el sistema inmunitario a largo plazo.
  • Utiliza gafas (normales o del sol) en lugares públicos para proteger tus ojos. Los ojos absorben fácilmente partículas virales, si alguien con un resfriado o gripe estornuda en tu cara.  Un truco es cerrar los ojos en los transportes públicos durante trayectos largos. Pensarán simplemente que estás durmiendo o descansando.
  • Haz una sauna de vez en cuando. Visitar la sauna de forma regular es una terapia muy saludable. Los cambios de temperatura refuerzan las defensas del organismo.
  • Procura no fumar ni beber alcohol.  El exceso de alcohol y nicotina debilitan el sistema inmunitario.

Si pese a estos buenos consejos, te resfrias, no te queda otra: ten paciencia, descansa y cuídate. Si puedes, quédate en casa.  Pero sobre todo, NO TE AUTOMEDIQUES,  y mucho menos con antibióticos.

En el caso de que los síntomas se prolonguen  más allá de una semana, acude a tu médico de cabecera, él te examinará y te dará consejo.